Para perderse entre un montón de ámbitos hacia donde las palabras me dejen llegar:
Actualidad, curiosidades, cultura, viajes, moda, recetas...

miércoles, 20 de agosto de 2014

CON UNA SONRISA

Empecemos la vuelta de las vacaciones con la canción When you are smiling, de Leftover Cuties, una canción simple de letra y muy pegadiza. ¿Consiguen las imágenes del vídeo sacarte una sonrisa? A mí sí, desde luego.


Todos nacemos con una sonrisa en los labios, fruto de la ingenuidad del recién nacido y, posteriormente, el niño la va desarrollando a medida que se hace mayor. Así, con el tiempo, vamos conociendo la realidad que nos rodea y elegimos sonreír o estar serios en función de lo positivo o negativo que nos toque vivir.

Es cierto que sonreír y estar alegres siempre no es fácil, pues todos sabemos que la vida no es de color de rosas. Todos sabemos que hay momentos y circunstancias en la vida en las que es imposible esbozar una sonrisa porque todos hemos pasados por momentos muy duros, ya sea por la muerte de un ser cercano, por un divorcio, por la pérdida de un trabajo importante, por problemas económicos, por la aparición de una enfermedad o por cualquier otra circunstancia. Y es en esos momentos cuando la alegría se desmorona. Uno no ve la salida y la vuelta a la normalidad se hace casi imposible. La cara se entristece y los que te rodean lo notan. Y desde mi punto de vista, esto es lo peor que le puede pasar a una persona: cuando la sonrisa desaparece, algo malo está sucediendo.



También es cierto que hay personas a las que les cuesta sonreír y personas que viven con una sonrisa permanente y pegadiza. Y esto no implica que unas sean más felices que las otras. Simplemente se trata de un carácter diferente, de un modo diferente de expresar lo que se siente en cada momento o, y muy importante, de una cultura diferente, muchas veces, determinada por el clima. Todos sabemos que el carácter nórdico nada tiene que ver con el carácter latinoamericano y, por ende, la sonrisa estará más patente en la comunidad hispanohablante.

 


Externamente, a mí me gusta tanto la gente que sonríe como la gente que no sonríe. Pero hablando ya del interior, me gusta la gente que le sonríe a la vida, que es positiva, que sabe salir adelante tras los momentos malos y, en definitiva, la gente auténtica. Y es ese tipo de gente de la que a mí, personalmente, me gusta rodearme.

Desde que vivo en Berlín he tenido la fortuna de conocer a mucha gente de muchos sitios diferentes, con culturas diferentes y modos de ver la vida de un modo muy diferente al mío. Algunos con sonrisa permanente y otros muy serios. Como he dicho antes, eso para mí no marca la diferencia. Lo que más bien me ha hecho acercarme más a unas personas que a otras es su energía positiva, su interior alegre y sus ganas de vivir con entusiasmo e ilusión. Y por suerte, podría dar algunos nombres y apellidos de gente así que he conocido. Es toda esa gente que, en definitiva, hace llevadera y feliz mi estancia aquí.

1 comentario:

  1. Qué bonita la canción~ Me encanta :D

    Admiro a la gente que puede seguir sonriendo a pesar de las circunstancias de la vida. Es más fácil quejarse y maldecir su suerte cuando se pasa por una mala racha, que plantarle cara al asunto, mirar el lado positivo e intentar avanzar. De lo malo también se aprende.

    Como tú dices, a mí también me gusta rodearme de gente positiva. Cada vez me da más repelús rodearme de personas quejicas o que no valoran lo que tienen. Me agobia mucho, e incluso me dan angustia, pero bueno, solo quedará que acaben abriendo los ojos. Más vale tarde que nunca, como dice el refrán.

    Un beso enorme, espero que todo vaya bien por ahí arriba :*

    ResponderEliminar