Para perderse entre un montón de ámbitos hacia donde las palabras me dejen llegar:
Actualidad, curiosidades, cultura, viajes, moda, recetas...

jueves, 9 de enero de 2014

UN 6 DE ENERO DIFERENTE

Ni Cabalgata, ni día de Reyes. Es lo que tiene vivir en una de las ciudades que cuenta con tan solo un 10% de católicos. Desde el 26 de diciembre todas las tiendas están de rebajas porque el 25 es cuando se celebra el día de los regalos de Papá Noel. 

Y es que la mayoría de la gente no tiene ni idea de qué es eso de los tres Reyes Magos de Oriente: Melchor, Gaspar y Baltasar. Sin embargo, me quedo satisfecha por haber podido explicarles a mis alumnos de español el porqué de nuestra celebración del 6 de enero.



Este 6 de enero ha sido muy diferente para mí porque, además de que estaba sola en casa, no tenía sobre mi mesa de desayuno el típico y delicioso roscón de Reyes que prepara mi madre cada año acompañado de un buen chocolate a la taza. ¡Cómo lo he echado de menos! Y también los regalos bajo el árbol, claro…

De todos modos, tampoco me puedo quejar, pues recibí en mi cuenta corriente un dinerillo de mi familia y me concedí pequeños caprichos ese día que mi compañera de piso María completó a su llegada por la noche.

Aquí os muestro mis regalos de Reyes al completo:


Y aquí os los muestro en detalle:


La famosa revista Glamour y un calendario de mesa muy original con ideas para hacer cosas interesantes y útiles diariamente.

Mi adorada agua de colonia de Nenuco que aquí no se vende en ningún lado. Un lujo de regalo que me trajo María de España.

Unas cremas maravillosas que también vinieron en la maleta de María para cuidar mi piel dañada por el acné.

Simplemente, un compendio de puntos básicos de gramática alemana, de PONS.

Un bolso monísimo de piel de ZARA de uno de mis colores favoritos: camel.

Y para despedir el día de Reyes…¡Un delicioso Cola Cao llegado de España con María!


1 comentario:

  1. Precioso bolso! Muy de tu estilo (y del mío) ;)

    Visi

    ResponderEliminar